Filosofía

— es simple

Somos arquitectos por convicción, amantes de los espacios en sí mismos, de los volúmenes y la luz, del interior y del exterior, pero principalmente de la tenue, sinuosa y casi imperceptible línea que divide las relaciones entre el claro y el oscuro, entre el alto y el bajo, entre el afuera y el adentro. Somos arquitectos que juegan en el límite entre la cordura y la locura. La funcionalidad de los espacios, en nosotros, es resaltada únicamente a través de la emoción, siempre sentimos la responsabilidad de generar un equilibrio donde ningún elemento sobrepase al otro y así logramos lo que consideramos buena arquitectura.

Trazamos formas de vivir porque tratamos de proponer, de oír, entender y experimentar para ir más allá de lo que se necesita. Proponemos la forma de habitar de las personas y nuestra misión es emocionarlos a través de los espacios bien concebidos; cuidando y reinterpretando los detalles al máximo para lograr generar nuevas percepciones traducidas en felicidad.

Sigue siendo sencilloEl proceder arquitectónico junto con las tendencias del pensar humano, deben resultar, después de pasar por nuestras manos, en calidad. En calidad de espacios, calidad de emociones, en volúmenes y en luz.


"My spaces are born not of intellectual operations, but of the emotions rooted in the desires of many different people … my spaces transcend theory and appeal to the deepest spiritual levels. In other words, my spaces relate to fundamental aspects of humanity."* El proceder arquitectónico junto con las tendencias del pensar humano, deben resultar, después de pasar por nuestras manos, en calidad. 


*Powell (ed), Tadao Ando, 1984, p134